miércoles, 5 de diciembre de 2007

30 AÑOS DE INDIFERENCIA DEL ESTADO ARGENTINO CON LA POBLACION CIVIL Y NO COMBATIENTE ATACADA POR LAS ORGANIZACIONES TERRORISTAS

El martes 6 de diciembre de 1977, dos terroristas integrantes del Ejército Montonero atacaron la quietud del mediodía en la provincia de Buenos Aires.

Desde un Torino color naranja, una mujer con medio cuerpo asomando por la ventanilla, y una ametralladora en las manos, disparó a ciegas contra el frente del Banco Provincia de Monte Chingolo – esquina de Avenida Caaguazú y calle Corvalán – y siguió disparando una cuadra más mientras el auto huía.

Las balas hirieron y asesinaron a inocentes ciudadanos que caminaban por el lugar y mataron al Cabo 1º Herculano Ojeda, de la policía de la provincia. Al verlo caer en la vereda, la mujer bajó del auto, arrojó nafta sobre el cuerpo del policía muerto y le prendió fuego. Después huyó. Pero antes tiró una ráfaga más de ametralladora…

Juan Eduardo Barrios, tenía 3 añitos recién cumplidos y junto con su mamá estaban en el kiosco comprando un helado, luego de pagar las cuentas en el Banco. No pudo saborearlo, una bala terrorista acabó con su joven vida.
Revista GENTE

La Revista GENTE, en diciembre de 1977, decía lo siguiente, cuando contaba este horroroso suceso. “Destrucción y muerte. Una de las tantas crónicas policiales no comentadas a diario por su gran cantidad. Pero este caso es distinto. Este caso nos obliga a una pausa. Nos exige una reflexión. Porque entre las víctimas de ese ataque ciego e inútil, gratuito y monstruoso, cayó también un niño de 3 años. Un argentino de cuyo futuro éramos todos un poco responsables. Un niño que aún no había aprendido a deletrear la palabra Patria –mucho menos la palabra justicia- porque la seguridad para él, era simplemente la mano de su madre... En realidad Juan Eduardo Barrios no tenía motivos para quejarse. Su padre Clotildo Isaac Barrios, obrero metalúrgico, trabajaba 14 horas por día para que a él no le faltara nada. Para que creciera feliz. Para que sea un adulto sano...

Paradójicamente –increíblemente- esa bala –y otras balas- son disparadas en nombre de la justicia, en nombre de un mundo mejor, en nombre de una revolución, de un cambio, de un respeto por los Derechos Humanos. Nada más absurdo que escribir esas palabras en esta crónica de la muerte de un niño de 3 años asesinado por la subversión. Mientras estas cosas ocurran, mientras la sociedad no haya perdido totalmente el sentido de justicia y de respeto –algo humano, después de todo- ellos, los profetas de la destrucción, los jueces de la vida humana, los “idealistas” que en Europa lanzan gritos escandalizados sobre la transgresión de los Derechos Humanos en la Argentina, perderán su batalla. Nada mejor argumento para perderla que la muerte de un chico de tres años, por el cual seguramente ninguna organización internacional que se preocupa por la vida y la libertad de los ciudadanos argentinos dirá una palabra”.


Su padre, Clotildo Barrios, en entrevista para CELTYV, relataba los díficiles momentos que vivió con su esposa, luego del asesinato de su primer hijo. Qué sintió este joven papá cuando se enteró del asesinato de su hijito? "Sentí mucha bronca, mucha impotencia porque yo me mataba trabajando día y noche para que me pase ésto, me parece algo muy injusto... Aun hoy sigo pensando lo mismo, más cuando veo gente que defiende los derechos humanos, no entiendo los derechos humanos de quién defienden, porque realmente a mi punto de vista, ... para mi esa gente que defienden esos derechos humanos ven solamente de un lado, además no quieren reconocer lo que hicieron los que ellos defienden hoy, para mi son asesinos".

"Me quedaron secuelas (...) mi esposa quedó mal... no hemos tenido asistencia psicológica de ningún tipo, eramos gente muy humilde, no teníamos acceso a nada. (...)". "De esto uno no se olvida nunca, es más lo tiene presente todos los días".

Con relación a la política de Derechos Humanos actual, Clotildo, agregó: "Lo veo como discriminatorio, en mi caso me siento discriminado, porque creo que deberían tener en cuenta no solo mi caso sino el de miles de personas, yo creo que la gente de FFAA y FFSS que murieron en esos actos, murieron cumpliendo con su deber, defendiendo un país, no entiendo porque se los juzga por genocidio a ellos y no se los juzga a los que realmente cometieron genocidio, eso no lo voy a entender nunca".



30 años de esta familia argentina sin su hijo. 30 años de la sociedad y el Estado mirando al costado y evitando ver las lágrimas de miles de argentinos, que esperan el reconocimiento de sus Derechos a la Verdad, la Justicia, la Reparación y la Paz!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Daniel, argentino, abogado, trabajo en el poder judicial de la Provincia de Buenos Aires. Y, si la verdad que festejo este pago de culpas con retroactividad por parte de la miserable clase castrense de la Republica Argentina. Festejo que quienes robaron la identidad de miles de bebés hoy paguen con la cárcel o con la vida como la afortunada muerte del miserable de Fabrés. Festejo el cáncer de Astiz, el encarcelamiento de Patti, las condenas de Von Wernich, de Miguel Osvaldo Etchecolatz, que Astiz este preso, y de que el gobierno haya decidido proseguir con la persecución y CASTIGO a los represores de ultimo proceso militar, que derroco al un GOBIERNO constitucional.
Les explico algo: la doctrina de la Corte Suprema de Justicia es correcta, no se puede comparar le accionar de grupos de CIVILES, por mas numeroso que este sea, con el accionar de los GRUPOS ARMADOS PERTENECIENTES A LAS ESTRUCTURAS MILITARES DEL ESTADO. En el primer caso es un grupo armado de civiles (sin importar el número), en el segundo es el ESTADO REPRIMIENTO, REALIZANDO DETENCIONES ILEGALES, SIN EL DEBIDO PROCESO, SIN GARANTIAS DE DEFENSA EN JUICIO Y SIN SER JUZGADO POR LOS JUECES NATURALES.
En cuanto la aplicación de Tratado Internacionales, por mas que Argentina lo haya ratificado, puede hacer las “Reservas” que crea conveniente con respecto a el.
Entiendan, la población los rechaza, los desprecia y la sociedad a cambiado para siempre bajo un solo y mismo lema “NUNCA MAS”, tengan dignidad, al menos escóndanse, no aparezcan, excepto claro cuando se los procese y se los condene, para podrirse en la cárcel, cosas que ustedes no hicieron con las personas detenidas ilegalmente, que los mataron les, robaron a sus bebes y los tiraban al Rió de la Plata dopados desde un avión.
Argentina cambio y para siempre.-

CELTyV Argentina dijo...

Estimados lectores: el Sr. que antecede con su mensaje lleno de odio, parece no haber aprendido en la universidad que los DDHH se defienden respetándolos, cosa que lamentablemente el Estado argentino no hace con millones de ciudadanos, a los que les impide gozar de educación, salud, seguridad, justicia pero sobre todo PAZ.
Creemos que es importante notar que el supuesto letrado, está a favor de la violación de los DDHH de otros argentinos. Asimismo, escribe en una página de víctimas del terrorismo, desparramando su odio sin siquiera detenerse a pensar en los miles de argentinos asesinados, secuestrados, torturados y heridos por los ex terroristas que en su totalidad están libres y gozando de los derechos humanos de sus víctimas y que nada que ver tienen con las acusaciones que formula.
Sr. abogado, le recomendamos rendir nuevamente las siguientes materias: DDHH, Derecho Constitucional, Derecho Público Internacional y Garantías constitucionales del Proceso Penal. Evidentemente ud. ha estudiado durante la época de Cámpora, donde los simpatizantes y terroristas se recibían en 1 año, sin dar las correspondientes materias.
Le agradecemos por habernos escrito, ha sido su mensaje de utilidad para entender que existen argentinos que gritan y exigen DDHH mientras niegan y violan los DDHH de otros.

KEPIBLANC dijo...

es bueno ver que no como en otros medios no se censura la opinion de la gente.es triste leer que gente de la justicia no piense con justicia.que se alegre de la muerte de seres humanos,el huevo o la gallina?le recuerdo la lucha antisubversiva comenzo durante un gobierno constitucional y sus directivas fueron claras.
yo la verdad rechazo el asesinato en cualquiera de las posiciones.un grupo de delincuentes no dejan de ser delincuentes sea cual sea el bando.
la argentina no cambio lamentablemente,la soberbia sigue estando presente.
te aconsejo que dejes el servicio publico

CELTyV Argentina dijo...

Estimado kepiblanc: Lamentablemente las personas que debieran haber sido especialmente protegidas por el Estado como son la población civil y no combatiente, casi 30 años después son las que no gozan de ninguno de sus derechos.
Derechos que si son gozados por quienes atacaron a la población civil, que escudados en su condición de "disidentes políticos", han ocultado expresamente que eran combatientes, y culpables del asesinato, torturas, secuestro, robos de miles de argentinos inocentes.
En en el conflicto armado interno que vivió la Argentina en los 70, se enfrentaron por órdenes constitucionales las FFAA contra organizaciones terroristas. En el medio la población civil fue atacada por los terroristas que no vacilaron en atacar a inocentes, para obtener sus fines.
No es lo mismo un combatiente que una víctima civil. No es lo mismo quien pone la bomba, que quien muere por ella. Sin embargo, en Argentina, los primeros tienen DDHH y los segundos, deben luchar por su existencia.

Anónimo dijo...

me gustaria saber si el personaje anonimo Daniel pensaria lo mismo si perderia un hijo de manera tan injusta . veo que tiene mucho odio aun sin que le haya sucedido a el desgracia semejante.A diferencia de la familia de este angelito yo creo que este señor Daniel hubiese hecho justicia x mano propia, es facial hablar desde otro lugar, somos muy egoistas, Dios jusgara y dara paz
soy ruben .mucha suerte para todos

camaleonx dijo...

Muchas gracias por publicar esta información. La estoy usando para hacer un post chico propio apuntando hacia aquí:
http://camaleonx.wordpress.com/2012/03/23/dia-de-la-memoria-en-el-jardin-de-infantes/

Gracias y sigan con el excelente trabajo, se que es muy duro.
Saludos
PLPLE

ESCRIBINOS